sábado, 6 de enero de 2007

RESULTADOS ELECCIONES 3 DE DICIEMBRE 2006 EN EL ESTADO ZULIA- VENEZUELA

IMPACTO DEL 3-D EN EL ZULIA: LOS RESULTADOS ELECTORALES.

Debo comenzar diciendo – y esto va para el Diputado Cabezas- que no temo admitir las equivocaciones. Al contrario de aquellos cuyos análisis están estigmatizados por el compromiso político- partidista, los que elaboro sólo tienen el compromiso del estudioso de la realidad social y que tiene el deber de realizar análisis críticos en procesos en pleno desarrollo. Esto lo digo, porqué en anteriores entrevistas y conferencias llegué a señalar que creía que la abstención electoral iba a estar sobre el 35%. No ocurrió así, pero este es un fenómeno que no se presentaba en Venezuela desde las elecciones de 1988, cuando la abstención estuvo apenas por encima del 18%. Todas las demás elecciones, entre 1993 hasta el 2006, registraron abstenciones por encima del 35%, lo que hacía esperar un comportamiento ajustado a este desarrollo histórico.
El resultado de las elecciones en el Zulia, puede permitir a aquellos no dedicados al estudio de la geografía electoral, decir que Rosales puede perder en el estado. Esa afirmación es una verdad a medias. Es cierto, en la medida que ningún liderazgo es inderrotable, pero es falso en cuanto una derrota de Rosales no es tan fácil cómo lo sostuvieron los responsables del Comando Miranda en el Zulia. Para demostrar esto analizaremos los resultados de los últimos tres procesos electorales en el Zulia: 1) referendo revocatorio (agosto 2004), 2) elecciones regionales (octubre 2004) y 3) elecciones presidenciales (diciembre 2006). Estos tres eventos nos señalan una primera hipótesis: en aquellas ocasiones en que se confrontaron el liderazgo personal de Chávez y Rosales, el triunfo ha sido para el actual Presidente. Cuando el enfrentamiento no ha sido directo, es decir que Chávez ha mediado con su liderazgo a través de otro candidato que se le enfrenta al liderazgo regional de Rosales, el Presidente ha sido derrotado.
En Agosto de 2004, el No resultó ganador en el Zulia con un total de 605.383 – correspondiente a un 53.14% de los votos válidos-, que se tradujo en un triunfo del chavismo en 14 de los 21 Municipios del Estado. El Sí, encarnado en la figura de Rosales, obtuvo 530.607 votos (un 46.57%), ganando en Padilla, Catatumbo, La Cañada de Urdaneta, Lagunillas, Maracaibo, Santa Rita y Valmore Rodríguez. Esto confirma nuestra hipótesis parcial.
Al analizar el resultado de las elecciones de octubre de 2004, lo primero que se observa es que ambos liderazgos vieron disminuidos sus votos. Rosales triunfó con 483.924 votos (54.02%) y el candidato de Chávez obtuvo 397.927 votos (44.4%). Rosales ganó en 15 de los 21 Municipios, perdiendo sólo en Baralt, Francisco Javier Pulgar, Jesús María Semprún, Mara, Páez, San Francisco y Sucre. Es decir, que el chavismo tuvo una pérdida del 50% en relación con las elecciones realizadas dos (2) meses antes, en lo que respecta a su votación por Municipios. Eso sólo puede explicarse por la carencia de organización de su liderazgo y las enormes disputas internas que caracterizaron ese proceso comicial. Esa debe ser una lección que Diputados como el líder del proyecto LAGO deben aprender antes de realizar análisis más teñidos de militancia partidista que de estudios de geografía electoral.
Las elecciones del 3-D, nos arrojan otros resultados interesantes. En primer lugar, Chávez vio aumentar su votación significativamente. Alcanzó 722.046 votos (51.3%), un crecimiento de más de 120.000 votos en relación con agosto de 2004 y más de 300.000 votos con respecto a Octubre de ese año. Por otra parte, el chavismo ganó en 15 de los 21 Municipios del Zulia, pero más significativo aún es que derrotó a Rosales en Municipios que tradicionalmente habían votado con él en los anteriores procesos electorales, tal es el caso de Santa Rita. Recuperó espacios que habían perdido en las confrontaciones regionales, tales cómo Colón, Cabimas, JEL, Miranda, Rosario y Machiques de Perijá, Padilla. Por su parte Rosales ratificó su liderazgo en La Cañada de Urdaneta, Maracaibo, Valmore Rodríguez, Catatumbo y Lagunillas.
Estos tres procesos electorales, demuestran la volatilidad en las preferencias ciudadanas. El chavismo, ha demostrado que en confrontaciones directas puede derrotar a Rosales. Han mejorado su desenvolvimiento: el Comando Miranda, bajo la dirección de Mario Isea demostró que pueden superar sus diferencias internas, pero eso no significa un triunfo seguro en el Zulia ante la opción del referendo revocatorio, pensarlo indicaría una visión muy cortoplacista por parte del chavismo en el estado. Derrotar a Rosales, debe traducirse en una mejora de los mecanismos institucionales de desarrollo organizacional. En el caso del Municipio Capital, debe significar para los responsables del MVR una revisión, que también va para el Alcalde que ha recibido mensajes contundentes en cuanto al rechazo que tiene el desarrollo de su acción de gobierno. En cualquier caso, Chávez debe mejorar la organización de sus fuerzas para poder derrotar firmemente a Rosales en el Zulia, aunque habría que lanzar la hipótesis que al chavismo le conviene tener a Rosales en el Zulia, para contar con un contrincante que sea capaz de adelantar un diálogo no conspirativo con el gobierno. Los acontecimientos nos dirán sí está apreciación es errada.

Juan Eduardo Romero J
Historiador/Profesor LUZ
Juane1208@yahoo.com
23/12/2006